Oración de corazón por un cambio

"- ¡Solo ore por mí! -", fue la angustiosa petición de un joven, Javier*, durante la visita del equipo de OM. 

"- Pero, por qué quieres que ore Javier?, ¿oro por tu mamá?, ¿tienes problemas?, ¿terminaste haciendo algo que no querías?, ¿qué hiciste?, por favor, ¡cuéntame! -"

Los miembros del equipo de OM y los líderes del curso de misiones habían ido a visitar y a ministrar en la casa comunal de la isla Santay. Después del servicio del Viernes Santo que representaba la crucifixión, el pastor le dio la bienvenida a que algunos se acercaran el grupo para compartir.  

 Javier, un joven de la isla, se acercó a León Orellana, un líder de equipo de ministerio. Javier dudó, mirando de un lado al otro y sudando profusamente, no solo debido al calor y humedad normales en esta área sino también quizás por sus propios nervios. 

Finalmente, él decidió abrise y compatir lo que estaba en su corazón.

“- ¡Ore porque pueda dejar las drogas para poder regresar a la iglesia! -", él exclamó. 

León hizo esto, oró por Javier. León junto al resto del equipo de OM visita la isla Santay cada miércoles, desarrollando relaciones amistosas con los niños y jóvenes. Javier es uno de los pocos adolescentes que ha participado en los juegos de Fútbol Americano en la plaza de entrada a la "Eco-Aldea", la especie de poblado en donde vive la gente de la isla. 

Niños atrapados por las drogas

Javier, como otros niños y jóvenes de la isla ha sido cautivado por una droga que es común y muy barata en Guayaquil: la  "H," un polvo café que puede ser inhalado, fumado o inyectado y crea una fuerte dependencia física. Es una mezcla de heroína, metaanfetaminas, cal, soda cáustica y veneno de ratas entre otras sustancias nocivas. Las dosis se venden por uno o dos dólares y sus efectos pueden durar por varias horas. Existe también una combinación con Marihuana llamada "Creepy", que puede generar una más severa dependencia psicológica. Niños hasta de 9 años de edad se están haciendo adictos a esta droga. 

 El Tiempo, un periódico de Cuenca, resaltó este problema de las drogas y el impacto negativo que tienen en los jóvenes: 

“Los jóvenes más vulnerables son aquellos que viven en un clima de violencia intrafamiliar y en hogares de padres ausentes que han migrado o viven ajenos a las realidades de sus hijos. Lo contrario, en cambio, se convierte en escudo que forja en los chicos una sólida estructura psicológica: padres presentes y amorosos; padres que escuchan, que dialogan abierta y claramente con sus hijos… El amor profundo y el interés constante en ellos, a buen seguro, reducirá considerablemente las posibilidades que digan Sí al monstruo de la droga y sigan su camino desde la salud, la sensatez y la prudencia”

Oremos por los niños y jóvenes como Javier, de hogares pobres y disfuncionales de la isla Santay, algunos de ellos atrapados en las drogas, en especial la “H”, así como sus padres en el alcoholismo y el maltrato. Oremos por León y el equipo de OM para que puedan dar respuesta a la comunidad con talleres de prevención de la drogadicción y talleres de padres en donde el evangelio toque sus puntos más sensibles de necesidad.

* Nombre cambiado.

** “El Tiempo”, periódico de Cuenca, Ecuador, 12 de diciembre de 2016: http://www.eltiempo.com.ec/noticias/editorial/1/404118/la-droga-h

More stories from Ecuador

R61434

Caring for body and soul

Guayaquil, Ecuador :: Volunteers from Logos Hope give children hygiene training and tell them about God's love.

Read more
R61462

hopd22259

Guayaquil, Ecuador :: Crewmembers enjoy Christmas together on board.

Read more
R61469

Christmas around the world

Guayaquil, Ecuador :: A team of Logos Hope's crewmembers visits a university for a Christmas themed cultural presentation.

Read more