Dejó el budismo para seguir a Jesús

Pequeños y elaborados llamadores de ángeles giran con el viento colgados al frente de casas y oficinas. Cada comercio se caracteriza por un altar puesto a la vista en la entrada, comida fresca y té abundante provistos diariariamente como ofrendas para asegurarse protección y suerte. Las puntas de los templos se ven entre los horizontes tanto urbanos como de los arrozales.

“La evidencia del budismo se infiltra en casi cada aspecto de la sociedad camboyana, pero para muchas personas, la religión ya no se trata tanto de  rituales sino de superstición y segur tradiciones”, dijo Sokhem*, uno de los profesores de OM MTI (Equipos Internacionales de Misericordia).

Con respecto al cristianismo, los camboyanos probablemente susurren en Jemer (idioma camboyano) sobre la religión de los extranjeros. “Yo sé cómo se burlan de Dios,” dijo Sokhem, “pero no me molesta porque yo era como ellos también”

Antes de 2014, Sokhem no era cristiano. Creció en una provincia lejana, empapada en la tradición budista, pero “le temía a Dios”, recuerda. “Yo sabía que existía un Dios, pero no sabía que podía perdonar mis pecados, que podía darme vida eterna. No pensaba en eso; solo que sí, hay un Dios.”

Después de casarse, su esposa lo animó a continuar estudiando. Para poder pagar la matrícula, Sokhem comenzó a trabajar en un restaurante de una señora cristiana. En ese trabajo, Sokhem asistía a un studio bíblico semanal. “Yo no me daba cuenta todavía de quién era Jesús,” dijo. “Pero la jefa nos animaba a estudiar, a aprender, a llegar a conocer a Jesús, así que paso a paso, me sentí tocado por Dios y que Dios deseaba que me relacionara con Él.”

La dueña del restaurant también le dio a Sokhem una Biblia, regalo que aceptó pero que no entendía. “Ella sabía que yo no era cirstiano,” explicó. Finalmente, Sokhem abrió la Palabra de Dios y comenzó a leer Proverbios. “Proverbios tiene un montón de consejos que Dios nos da para vivir…es más de lo que la gente, hombres sabios o nuestro conocimiento nos pueden dar”,  señaló.

Sokhem seguía leyendo la Biblia cuando tenía tiempo.Todo lo que leía era nuevo. “Dios comenzó a fortalecerme,” dijo.

Luego, un día, el pastor que enseñaba en el studio bíblico semanal se le acercó: “Sokhem,si quieres aceptar a Cristo, dímelo.”

 “En mi mente, la respuesta era sí,” señaló Sokhem. “Estaba tan sorprendido de que el maestro conociera mi corazón.”

Sokhem le dijo al pastor que deseaba entregar su vida a Jesús, y más tarde fue bautizado en un pic nic. Sin embargo, él tenía dudas acerca de la autenticidad de su nueva fe.

 “¿Cómo puedo ser cristiano?” se preguntaba. “Yo todavìa no sé nada.”

Luego escuchó que Dios le decía: “Sokhem, no se trata del conocimiento que tengas. No se trata de lo que sepas. Se trata del hecho de que  tu pecado es perdonado.”

“Sí, eso es. Mi pecado es perdonado.” Sokhem confirmó.

Al principio, la familia de Sokhem rechazó su decisión. “Era muy difícil para mí ser cristiano,” compartió. “Mi esposa no cree. Ella no confía en Dios; ella depende de sí misma…paso a paso, hasta ahora, Dios está obrando en ella.

Sus parientes de la provincia le preguntaban si estaba bien. “¿Por qué creés en Dios? No es nuestra religión. ¿Por qué hacés esto?”

Mi suegra, mi papá, mi mamá – ellos no creen en Dios. Soy yo solo,” dijo Sokhem.“Pero yo sigo hablándoles del evangelio.”

Luego de graduarse de la universidad, Sokhem pasó dos años trabajando en una prestigiosa escuela internacional. Durante ese tiempo, soñaba con un trabajo donde pudiera servir al Señor.  “Deseaba estar con niños heridos, que no tuvieran padres, que fueran pobres, que no tuvieran buena educación,” dijo. Luego supo acerca de OM MTI.

Desde que se unió a OM MTI, Sokhem dijo que su conocimiento de Dios y de la Biblia ha aumentado. Todas las mañanas, participa de un estudio bíblico donde el equipo lee las Escrituras y comentan su significado.“ Aprendí que Dios contesta nuestras oraciones.Todo lo que oramos, lo escribimos y los líderes nos animan a volver a leer después para ver las oraciones que Dios nos ha constestado…Confío en Él y cada vez más al orar.”

OM MTI le permite a Sokhem relacionarse con sus alumnos y orar por ellos. Él también viaja a otra provincia para compartir la Palabra de Dios. “Mi visión es una iglesia donde pueda enseñar inglés, una iglesia donde pueda predicar el evangelio, donde pueda venir mi familia y juntos adorarle a Él solamente, no a otros dioses. Anhelo ver esto en mi comunidad. Espíritu Santo, ayúdame.”

*Nombre cambiado por seguridad.

More stories from Cambodia

R63413

God called you, and God has a plan for you

An OM worker in Cambodia shares about how a new training she is attending is transforming the way she does ministry.

Read more
R60279

'My sin is forgiven'

OM worker Sokhem shares his testimony of leaving Buddhism to follow Jesus.

Read more
R60278

'Believe and go'

OMer Joelma (Brazil) answers questions about her life and ministry in Cambodia.

Read more