Paz durante una pandemia

En respuesta al coronavirus, el Ministerio de Salud de Israel ha aprobado regulaciones que requieren que las personas solo salgan de sus hogares por algunas razones. Las dos principales son para comprar alimentos y medicinas vitales o buscar atención médica. Para ingresar a las tiendas de comestibles, un guardia de seguridad les toma la temperatura a los compradores en la puerta y luego se les da guantes y una mascarilla para entrar. Los cajeros usan mascarillas especiales con salidas de aire, y después de cada cliente rocían el mostrador y lo limpian con antiséptico.

Todas las actividades religiosas se limitan a reuniones de 10 personas o menos. Además, no se permite que más de dos personas viajen en un automóvil. Los mercados y negocios al aire libre han sido cerrados y hay videos que muestran los arrestos de personas que no siguieron la cuarentena obligatoria. Las reglas para calmar el virus han detenido efectivamente las escuelas, el trabajo, las reuniones religiosas y el culto, las bodas, los funerales y cualquier otra actividad que incluya a más de 10 personas.

Con las calles tranquilas y el movimiento limitado, el trabajo ministerial en Israel se ha vuelto más difícil. Pero Henry* y Edith*, junto con sus dos hijos pequeños, han encontrado diferentes alternativas de compartir el amor de Dios. La pareja descubrió que pueden comunicarse con sus vecinos mientras todos están encerrados en casa. Cuando sacan la basura o dan un pequeño paseo por el complejo de edificios, pueden decirles a sus vecinos que están orando por ellos y por su salud y compartir cómo Dios está en control de la situación. También les envían mensajes de texto a sus vecinos para preguntarles como están y preguntarles qué necesitan durante este tiempo de incertidumbre.

Dentro del equipo, Henry y Edith han estado enviando videos de YouTube de canciones de adoración a otros miembros e intercambiando versículos bíblicos de un lado a otro. Edith apoya a las mujeres del grupo enviándoles mensajes de texto de aliento y organizando reuniones de oración en línea. Ella se comunica casi a diario, asegurándose de que nadie se sienta olvidado. Henry envía guías de devocional al equipo y les pide que le envíen peticiones de oración individuales para que pueda orar por quien lo necesite. Su pequeña congregación hogareña usa videoconferencias para compartir juntos.

Paz dentro del hogar

Las capacidades de Henry y Edith para compartir el amor de Dios, a pesar del coronavirus, han surgido a partir de la paz que Dios les dio dentro de su hogar. ¡Edith dijo que al principio se sintieron intimidados por el desafío de que los cuatro estuvieran en su pequeño departamento todo el día! También descubrieron que leer las noticias a menudo los deprimía emocionalmente y el trabajo escolar resultó agotador ya que Henry y Edith necesitan traducir gran parte del trabajo.

A pesar de los desafíos de un hogar lleno de gente, la ansiedad en los momentos de incertidumbre y la traducción de las tareas de sus hijos, la familia ha visto a Dios obrar. Edith y Henry decidieron comenzar cada día con oración, y descubrieron que tienen más tiempo durante el día para orar. Limitan la cantidad de noticias que ven y, aunque sienten que todavía quieren saber por qué el virus está sucediendo, su confianza en Dios ha crecido. También han descubierto que el desafío de traducir el trabajo escolar ha mejorado las habilidades lingüísticas de toda la familia.

También, la relación de los niños entre sí ha florecido. Edith descubrió que tocar música de adoración en el fondo ha ayudado a todos en el hogar a mantener la calma, y ​​ha sido una bendición escuchar alabanzas al Señor constantemente. La familia termina cada día leyendo la Palabra de Dios y orando juntos. Edith dice: "Estamos disfrutando nuestro tiempo juntos, disfrutando la desaceleración de la vida. Estamos disfrutando pasar más tiempo con Dios".

El caos en Israel puede ser abrumador ya que las personas están ansiosas por la propagación del virus, la pérdida de ingresos y la incertidumbre de cuándo pasará. Con todo este caos, es fácil sentir que no hay nadie que controle la situación. Pero los vecinos, el equipo y la familia de la iglesia de Henry y Edith pueden ver que no están ansiosos, porque confían, como lo demuestran sus palabras y sus acciones, que Dios es más grande que el coronavirus.

*nombre cambiado

More stories from Israel

R51839

¿Cómo se comparte el amor de Dios en Israel?

Un obrero cristiano comparte lo que significa servir en la tierra donde Jesús vivió, murió y resucitó.

Leer más
R60030

Un viaje misionero le enseñó a depender de Dios

Marcela (Argentina) experimentó el poder de Dios trabajando a través de ella durante un viaje misionero a Israel.

Leer más