Jesus, el Rey Resucitado

written by Ava Moore

Rita* es de una aldea remota en el sur de Asia donde pocos de sus habitantes son creyentes, y aun menos han escuchado el evangelio.

Cuando un equipo de mujeres locales de OM llegó a su aldea a principios de 2017, Rita se sintió interesada.

"Nuestro objetivo al visitar estas aldeas es compartir el evangelio, discipular a los nuevos creyentes y plantar una iglesia liderada por cristianos de la misma aldea," dijo Aarti*, una de las chicas del equipo de OM que está en la aldea: "Hacemos esto construyendo relaciones, dando clases sobre cómo enseñar, salud y habilidades para la vida, y aprendiendo a vivir codo a codo con ellos".

Los obreros de OM comenzaron un grupo hogareño en la aldea de Rita para aquellos interesados en conocer más sobre Dios.

A través de este grupo muchos se convirtieron en seguidores de Jesús. Rita asistía porque disfrutaba la música cristiana y las historias bíblicas que escuchaba. "Rita quería pasar mucho tiempo con nosotras porque veía y escuchaba cosas nuevas. Su hermana más grande se convirtió en nuestra reunión luego de ser liberada de espíritus malignos, y entonces Rita se interesó aún más por el cristianismo", explicó Aarti.

Rita comenzó a leer la Biblia y se dió cuenta de que era muy diferente a cualquier otro libro religioso que hubiera leído antes. Estaba sorprendida cuando leyó que Jesús había muerto y resucitado por los pecados de todas las personas: "Nunca había oído de nadie que hubiese resucitado, por lo que la historia de Jesús fue chocante para ella", dijo Aarti. Rita también aprendió que sus pecados le impedían tener una relación con Dios, por lo que Cristo vino a restaurar esa relación. Luego de asistir a otros estudios bíblicos, Rita tomó la decisión de seguir a Jesús y aceptar el perdón de Dios por sus pecados. 

Consumida por el gozo que ahora tenía en Jesús, Rita comenzó a contarle a todos sus amigos de su relación personal con Dios y por qué Jesús murió y resucitó.

Dos de sus amigas empezaron a asistir al grupo también. "Comenzamos un estudio bíblico con las amigas de Rita y construimos una relación con ellas. Con el tiempo, ellas también aceptaron el perdón de Dios por sus pecados y se convirtieron en cristianas," dijo Aarti. Ahora Rita y sus amigas asisten al grupo regularmente, y ella continúa compartiendo la verdad en su comunidad, de que Jesús, el Rey resucitado, es para todos.

"Porque ante todo les transmití a ustedes lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras"

1 Corintios 15:3-4 (NVI)

*nombres cambiados

Villagers sit outside their home and enjoy nature as a daily practice

Stories from the Region

R66573

'Invirtiendo mi tiempo'

Durante una caminata por las montañas, Rachel tiene presente en su mente una sola cosa: la gente necesita escuchar el nombre de Jesús.

Leer más

Aquellos que nunca han escuchado

Maya, una escritora de OM en Asia, llegó a una aldea remota junto con su equipo, el cual (a pesar de las malas circunstancias) compartieron acerca de Jesús con tres personas que nunca habían escuchado de Él.

Leer más
R56271

Yo estuve perdido

En una caminata con OM, David esperaba practicar inglés y ver nuevas aldeas, pero terminó aprendiendo la mayor lección de la vida.

Leer más