Recapitulación Día 1: ¡Vive!

La música golpeaba y las luces giraban esta mañana mientras los adolescentes contaron con entusiasmo los segundos que precedían la primera sesión oficial de TeenStreet (TS) 2015.
A lo largo de la semana los adolescentes van a explorar desde distintas perspectivas lo que significa “casa”. Hoy ellos han profundizado el significado de la expresión "quedarse a vivir”. Jesús dijo en Juan 14:23 (RVC) :” Jesús le respondió: El que me ama, obedecerá mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y con él nos quedaremos a vivir.”
El principal orador Josh Walker, afirmó que los adolescentes son tan amados por Dios, su Padre, y este amor hace que Dios mismo quiera tener a sus hijos en casa con Él. Y luego Josh preguntó según el versículo citado arriba: “¿Qué significaría eso de que el Padre y Jesús se quedan a vivir con nosotros?”. Entonces Josh guiaba a los adolescentes hacia Juan 14.2-3, donde Jesús promete que en la casa de su Padre hay muchos aposentos y de hecho, ha ido a preparar sitios para nosotros. Y de allí explicó que Jesús nos ama tanto que quiere estar en casa con nosotros, desde ahora y para siempre.
Siempre en la misma línea, unos adolescentes han sido invitados a un juego que normalmente podéis encontrar en casa – con un giro. “Probablemente en casa no juegas con las pinturas con pulverizador Connect 4 en donde te toca jugar con la sola condición de que hayas podido meter un tiro en la canasta, pero en TS, "o lo haces en grande o te vas a casa”- afirmó Josh, el marido de Debs.
Debs, también oradora, resaltó la imagen del Salmo 84 para mejor aclarar el significado de "estar en casa con Dios". A veces la monotonía de la vida nos impide ver que Dios nos ofrece mucho más cuando estamos con Él. Solo podemos entender lo que podríamos perdernos al estar en la presencia de Dios, y de aquello que hemos sido creados para vivir.
Leach - miembro del equipo de programa – explicó que estar en casa con Dios significa “escuchar su voz”. Ya que “casa” no es un sitio físico, más bien es estar con Dios, a cualquier sitio donde vayamos, siempre tenemos la oportunidad de escuchar la voz del Señor.
Josh usó el ejemplo de una almohada para recordar a los adolescentes que cuando estamos en la presencia de Dios, estamos a salvo y tenemos un descanso espiritual. Esto introdujo hacia otro juego donde dos adolescentes tenían que recoger rápidamente unas bolas de algodón para rellenar una funda de almohada. Ganó la almohada suficientemente rellena  y más confortable.  

Como última reflexión antes de acabar la sesión, Debs recordó a los adolescentes que Dios no solo habla en algún momento específico o de alguna manera particular. Al contrario, los adolescentes tienen que saber que Dios les habla en su día-a–día, y no solo en las grandes reuniones, sino también de alguna otra manera como los estudios bíblicos que hacen a solas o en pequeño grupo.