Recapitulación Día 4: El Tribu

Para ir siguiendo con el tema ya introducido a lo largo de la semana, Debs arrancó el mensaje de la sesión plenaria del Miércoles con el tema de la mentalidad de la gente "sin techo": “Es todo cuestión de sobrevivir, cada uno mira por lo suyo”.
Cuando eres literalmente un “sin techo”, es muy difícil que tengas confianza en alguien” – explicó ella. Así mismo, estar viviendo fuera de la identidad que Dios nos provee puede conducirnos hacia la inseguridad,  lo que hace difícil  que sepamos amar a las personas en nuestro entorno ni que sepamos lo mejor para ellos.”
Josh abrió la Biblia en Juan 17, donde Jesús tuvo una conversación  con su Padre sobre los creyentes, los que le pertenecen a Él. “Jesús habla de nosotros como grupo, como familia, como una unidad – dijo Josh - ¿Qué significa ser unidos? ¿Qué significa unidad?
Enseñó unas fotos que demuestra unidad: las chicas del equipo de futbol estadounidense, ganadoras de la Copa mundial de futbol sección femenina 2015, la banda de TS Outbreak Band que lleva la alabanza, cualquier persona que cuida del otro para hacerle sentir mejor en TeenStreet (TS). “La gente sabrá quién es Jesús si nosotros nos mantenemos unidos como familia”- afirmó Josh.  
Para mejor profundizar la idea de unidad, el juego de hoy era un juego de Hipopótamos hambrientos (Hungry Hippos) de tamaño natural – que requiere un trabajo de equipo. Tres adolescentes se tumban dentro de unos carros planos, las dos manos firmemente agarradas a un cubo de plástico volcado, que sirve para recoger las pelotas, ya que sus compañeros los van a empujar de dentro para fuera con unas largas cuerdas.
Aunque aquí solo un equipo puede ganar, en la Casa de Dios es diferente, “allí habrán suficientes sitios y suficientes buenas cosas para todos nosotros” – declaró Debs. Sin embargo – siguió ella – “ en este mundo nuestro objetivo principal no es el equipo ni el tribu. Nuestro objetivo es siempre la relación que tenemos con Jesús.
Josh regresó sobre el escenario, con el bolsillo lleno de granos de semilla que pronto iba derramando entre las manos del intérprete alemán; al mismo tiempo le animó para que se comiera algunas. “Creo que Dios ha colocado unas semillas en nuestras manos, son cosas que nos vienen dadas por Él. Lo único que Dios quiere es que abramos nuestras manos para compartirlas con los demás – dijo él. “Por nuestra inseguridad, nos aferramos a esas cosas porque solo queremos poseer, en vez de abrir nuestras manos y hacer así que las cosas puedan crecer.”
Debs siguió con otra ilustración: personas sin techos que coleccionan todas sus pertenencias en unos carros de compra, solo para enseñar lo que tienen de provisión, y no para compartir. Luego, dos equipos participaron en un juego de carros de compra. Tres personas por equipo se apretaron dentro de un gigante e hinchable pretzel (un bollo alemán) para ir corriendo por los pasillos, a coleccionar bolsas de verdaderos pretzeles que el público iba tirando dentro de los carritos.  
“Cuando brindamos nuestros dones y pasiones en Casa, bajo la bendición de Dios, permitiéndole a Él que los use … podemos empezar a compartir todas nuestras provisiones (de dones y pasiones) y hacer así que otras personas sean felices” – añadió Debs.
Acabó con la sesión leyendo el  Salmo 84:11 (RVC): “Tú, Dios y Señor, eres sol y escudo; tú, Señor, otorgas bondad y gloria a los que siguen el camino recto, y no les niegas ningún bien.” Puede que no sea exactamente lo que deseas, pero “puedes tener confianza en Dios porque Él tiene lo mejor para ti en el tiempo adecuado”- concluyó ella - si vives así, te sientes libre para amar a los demás y sabrás lo mejor para ellos.”
Vivir en relación con Dios genera al mismo tiempo una libertad individual  y una unidad entre todos.