Aquellos que nunca han escuchado

written by OM International

Era el atardecer y los tres habíamos estado subiendo la montaña por las últimas dos horas. El cielo estaba gris y las nubes amenazaban con llover sobre nosotros en cualquier momento. Finalmente pudimos ver al frente la aldea a la que queríamos ir.

Mis amigos y yo estábamos distribuyendo literatura en un país remoto del sudeste asiático. OM está enfocando sus esfuerzos en esta área porque gran parte de ella permanece no alcanzada por el evangelio. A una altura promedio de 2500 metros, ciertamente no era un terreno de fácil circulación.

Finalmente llegamos a la aldea con una sensación de alivio, ya que las gotas estaban empezando a caer. Una mujer inicialmente nos invitó a pasar a su casa, pero por alguna razón inexplicable luego nos dijo que esperemos en el cobertizo de abajo y que nos vayamos una vez que haya parado de llover. Le pedimos un poco de té caliente porque teníamos mucho frío, pero únicamente después de haberle asegurado que se lo pagaríamos ella accedió a que nos preparáramos la bebida caliente.

Bajo el frío cobertizo, estábamos desconcertados por el cambio de su actitud. Parecía que la lluvia iba a continuar por un tiempo más, y no teníamos ningún lugar donde descansar después de la larga caminata. Algunas personas que vivían cerca vinieron para mirar a los extranjeros refugiados bajo aquel cobertizo, pero nadie estaba interesado en comprar los libros que habíamos traído. Aunque ninguno de nosotros lo dijo en voz alta en ese momento, todos nos estábamos preguntando si había sido una buena idea caminar hasta esta aldea.

Cerca de media hora después, una joven y tímida chica vino con nosotros bajo el cobertizo, pero no dijo mucho. Su nombre era Kabitha, y nos enteramos de que estaba volviendo de sus clases de apoyo en su escuela. Le preguntamos algunas cosas como si había alguna iglesia cercana, o si conocía algún cristiano en esa aldea, a lo que ella respondió con una expresión de confusión en su rostro, y fue ahí cuando nos dimos cuenta de que no tenía idea de lo que era un cristiano o una iglesia, y que nunca había escuchado acerca del nombre de Jesús.

Kabitha parecía contenta de quedarse y esperar con nosotros hasta que parara la lluvia, así que le preguntamos si le gustaría escuchar una historia. Con un pequeño truco con sogas, compartimos la historia de la creación, y como el pecado entró en el mundo y como Dios había enviado a su hijo Jesús, quien murió en una cruz por nuestros pecados. Kabitha entendió la historia y luego nos preguntó si podía comprar uno de nuestros libros para leer más acerca de esto.

Después de tomar nuestro té, la lluvia paró y continuamos atravesando la aldea. No se veían muchas personas, y decidimos bajar la montaña devuelta con el fin de encontrar un lugar donde pasar la noche antes de que oscureciera. Mientras estábamos bajando, otra niña y su hermano menor aparecieron detrás de nosotros y comenzamos a conversar. El nombre de la chica era Dhurga, y su hermano se llamaba Ginesh. Ellos tampoco habían escuchado hablar acerca de los cristianos o de Jesús.

Mi amiga comenzó a compartir su testimonio con Dhurga. Su hermano, Ginesh, caminaba a mi lado y me ofreció llevar mi bolsa con libros. Él estuvo inmediatamente interesado en los libros que veía adentro. Quería ir a su casa para buscar el dinero y comprar algunos libros, pero teníamos que separar nuestros caminos antes de llegar a su aldea. Decidimos darles a los hermanos algunos libros. Después de mostrarnos por qué camino debíamos ir, nos saludaron con grandes sonrisas en sus rostros.

Esa noche reflexionamos acerca de los eventos de ese día, y podíamos ver cómo Dios había trabajado de formas que nosotros no esperábamos. La dificultad de subir la montaña, el inconveniente de la lluvia y el frío del cobertizo valieron la pena con tal de poder tener la oportunidad de compartir con estas tres personas que de otra forma no habrían tenido la posibilidad de escuchar acerca de las buenas nuevas de salvación.

 

Maya L. es una escritora independiente en Asia. Ella está involucrada en capturar historias que comparten con la audiencia el trabajo que Dios está haciendo en esta hermosa parte del mundo.

Stories from the Region

R66574

'Invirtiendo mi tiempo'

Durante una caminata por las montañas, Rachel tiene presente en su mente una sola cosa: la gente necesita escuchar el nombre de Jesús.

Leer más
R56271

Yo estuve perdido

En una caminata con OM, David esperaba practicar inglés y ver nuevas aldeas, pero terminó aprendiendo la mayor lección de la vida.

Leer más
R54971

Jesus, el Rey Resucitado

Cuando Rita escuchó que Jesús murió por sus pecados y resucitó de entre los muertos, Rita no pudo evitar sorprenderse por esta nueva verdad encontrada.

Leer más